Del derecho y del revés

Blog del ciclo creado y coordinado por Laura Capella

Miserias y memoria. Una aproximación a la zona gris humana

Bien lo sabía Manzoni: “Los provocadores, los avasalladores, todos aquellos que, de alguna manera, cometen injusticias, son culpables no sólo del mal que cometen sino también de la perversión que provocan en el ánimo de los ultrajados”.
Citado por Primo Levi en Los hundidos y los salvados

Laura Capella

  • Cuando Hitler ordenó avanzar sobre Polonia en 1939 y dispararle a todo cuanto se moviera, tuvo la osadía de preguntarse: “¿y quien recuerda ahora de la matanza de los armenios?”. Se refería así al primer genocidio del siglo XX, mediante el cual fueron asesinadas alrededor de un millón de personas de aquella nacionalidad entre los años 1915 y 1916.[1]
  • Las políticas de la memoria tienen esos vericuetos. Veíamos en una charla anterior[2], cómo la derecha pro-represores proclama una “Memoria completa” y advertíamos contra las pretensiones totalitarias. Pero en términos generales, la derecha, prefiere no recordar. Y esto queda expresado paradigmáticamente en la frase anterior.
  • Primo Levi dice con dolor en Los hundidos y los salvados último de los libros de los que integran la Trilogía de Auschwitz y donde desarrolla el concepto de “zona gris”: Por otra parte, toda la historia del breve “Reich milenario” puede ser releída como una guerra contra la memoria, una falsificación orwelliana de la memoria, una falsificación de la realidad, hasta la huida definitiva de la misma realidad. (…) Había prohibido (Hitler) y negado a sus súbditos el acceso a la verdad, envenenando su moral y su memoria; pero, de manera cada vez más creciente hasta la paranoia del Bunker, había levantado barreras al camino de la verdad incluso a sí mismo. Esto se ve muy claramente en la película “La caída”
  • Termina diciendo Levi: Su derrumbamiento no sólo fue la salvación del género humano, sino también una demostración del precio que se paga cuando se manipula la verdad.
  • Por eso, la trilogía de Primo Levi, es, por sobre todo, una ética. Elige como epígrafe del libro del que nos estamos ocupando, estos versos de S.T. Coleridge
    Desde entonces, a una hora incierta,
    Esa agonía regresa:
    Y hasta que mi horrible cuento sea contado
    este corazón dentro de mí arderá

[1] ¿Y QUIEN RECUERDA AHORA?, Por Martín Lozada: Abogado. Observador de la Asociación Americana de Juristas para Oriente Medio. Diario “Clarín”. WWW.

[2] “La banalidad del mal y la memoria”, Laura Capella. Lunes  28/9/09 Ciclo “Del derecho y del revés de la memoria”, CCBR

Leer / descargar texto completo



Categories: Sin categoría

Tags: , , , , ,

La parte más interesante: Dejá un comentario